La red púrpura

Hola, hola lectores del planeta tierra, espero se encuentren bien. Ya les aviso que no se muy bien cómo encarar esta reseña porque hay muchas cosas de las que hablar, pero encontraré las palabras para expresarme de la forma mas ordenada y clara que pueda.

Hablemos de CARMEN MOLA y su pluma, totalmente magnética que se te pega de una forma que no les puedo explicar, creo que no me ha pasado con ningún otro libro lo que me pasa con estos; y digo estos porque La red púrpura es la segunda parte de lo que por ahora viene siendo una trilogía que tiene como protagonista a la inspectora Elena Blanco, y a su equipo de la BAC (Brigada de Análisis de Casos).

El primer libro (La novia gitana), lo leí en febrero y quedé totalmente enganchada y ahora con este… ¡Qué decirles! Superó mis expectativas y me atrevo a decir que supera la historia anterior… Ya me lo habían comentado pero, hay que leer para creer.

En fin que, este libro empieza directo en la acción narrando un operativo desplegado a raíz de conocer una organización llamada La red púrpura en donde unas personas, transmiten en directo la tortura de una mujer. Y no se qué se imaginan ustedes cuando hablamos de tortura, pero seguro no es nada que ver a lo que describe el libro… Es más allá de lo que una persona pueda imaginar, o hacerle a otro ser humano… Volviendo a la historia, con todo el quipo atento a los movimientos de lo que está pasando y tratando de encontrar la locación exacta del lugar en donde se está llevando a cabo el evento, los agentes irrumpen en la casa de una familia común y corriente en donde el hijo adolescente está viendo la transmisión y la locación que figuraba en el radar no era más que una tapadera.

La captura de este adolescente es solo la punta del iceberg, porque lo que hay detrás es mucho más grande y retorcido, pero les sirve como primer paso para ir desenredando esta red. La falla de este operativo deja un regusto amargo en el equipo, pero eso los hace querer con más fuerza llegar al fondo de todo esto.

“Nadie ha logrado dormir bien esta noche. Elena y Mariajo por el terror al que han asistido y por el fracaso; Chesca, Orduño y Zárate por la frustración de no haber podido intervenir; Buendía por haberse quedado esperando sin oportunidad de ayudar a sus compañeros. Tampoco habrá sido una noche tranquila para Daniel, Sandra, Soledad y Alberto, una familia destrozada”.

-ALERTA SPOILER-

Para Elena Blanco, este no es un caso más, este caso tiene una carga personal y emocional muy grande porque sabe o presiente que se acerca a su hijo; del que había recibido un video hace unos meses atrás (al final del primer libro), en el que Lucas le dice que no lo busque y acto seguido se pone a torturar a una chica que está sentada en una silla atada atrás de él.

Sin dudas que Lucas ya no es el niño que ella perdió en la plaza hace ocho años, pero sigue siendo su hijo, el que nunca paró de buscar y por eso mismo su vida parece venirse abajo con el caso de la Red Púrpura. En esta segunda parte vemos como la inspectora pierde el centro, su interés personal en este caso se mezcla con su trabajo, y carga sola con todo su dolor, cegándola y no dejando que piense con claridad. En vez de apoyarse en su equipo, en quienes confían en ella y que tantos años han dedicado al trabajo se encierra en sus propios pensamientos, se vuelve más fría y severa; esto hace también que tome decisiones que la ponen en peligro y corriendo el riesgo de que toda la investigación se les vaya de las manos.

Lo que me gustó, a parte de todo, porque para mi es una novela con una historia y una trama excelentes, es que en este libro conocemos un poco más en profundidad la vida de los personajes, vemos como se quiebran y como sopesan la posibilidad de dejar una vida llena de violencia, sin horarios, sin tiempo para ellos mismos por una vida más tranquila y que les de una mejor calidad de tiempo personal.

Siguiendo con el estilo, Carmen Mola divide el libro en cinco partes y al principio de cada una hay una pequeña narración que corresponde a la historia de Lucas. Y a medida que vas leyendo vas juntando las piezas de este puzle que es fascinante. Todo encaja a la perfección, no deja nada en el tintero, pone toda la artillería pesada sobre la mesa y se desencadenan situaciones tras situaciones que te dejan con la boca abierta. Hay mucha violencia, más que en La novia gitana, y es duro y crudo de leer. Si son fáciles de impresionar, no se los recomiendo. Vuelvo a repetir lo que dije en la reseña anterior, estos libros muestran lo más vil del ser humano.

Hay apuestas, adicciones, violencia infantil que es lo que me pareció más difícil de leer, torturas que van más allá de los limites y de lo que pueda resistir una persona, engaños, personajes carismáticos, muertes y sobre todo un equipo que tambalea frente a un caso que los sacude emocionalmente pero que saben encontrar la ruta para volver al camino principal.

Una madre desesperada que encuentra a su hijo ocho años después; un hijo al que le han quitado la inocencia y que entendió desde muy pequeño que tenia que matar para sobrevivir.

Fascinante, adictiva, una novela excelentemente escrita que no deja de sorprender a cada página.

Gracias por leer, nos vemos la próxima por aquí y si leyeron a Carmen Mola háganmelo saber.

Los saluda,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s