Modern love (amor moderno)

¡Hola lectores! Les doy la bienvenida al renovado blog de la Chica de Rayas. Cambió la estética pero la esencia es la misma, y el contenido, seguramente sea un poco más variado. Si voy a seguir hablando de libros, no se asusten, pero también voy a estar subiendo reseñas de películas, series y alguna que otra cosita. No se pongan ansiosos, ya se enterarán.

Y ya que estamos, hoy les traigo la reseña de una serie que terminé de mirar ayer (sábado 8 de agosto), mientras me tomaba una copita de vino, pero eso no viene a cuento.

Les voy a hablar de Modern love o amor moderno en español, una serie original de Amazon Prime Video, de 8 capítulos, basada en la columna con el mismo nombre del diario The New York Times. Dirigida por John Carney y con un elenco de lujo en el cual encontraremos a Anne Hathaway, Tina Fey, Andy Garcia, Dev Patel, Cristin Milioti, Andrew Scott, entre otros, en cada capítulo conoceremos una historia diferente, sobre el amor, claro, pero en sus diferentes formas.

Es raro pensar en “amor moderno”, cuando en realidad el amor es atemporal y no pasa de moda, pero así como todo cambia en esta vida las formas de amar y de vivir el amor también. Y así como hay tantos seres humanos diferentes en el mundo, también hay muchas formas diferentes de dar y recibir amor. Como dice en uno de los capítulos hay amores que se pierden, amores que se encuentran, que se renuevan y otros que perduran. Pero el amor no solamente es el que se siente por una pareja, sino también por los amigos, por los hijos, y por qué no, por uno mismo, que es el más importante.

Guzmin y Maggie.

En el primer capítulo, titulado “cuando el conserje es tu mejor amigo“, conocemos a Maggie, una muchacha que en la búsqueda de su novio ideal la vida le da una sorpresa y tiene que tomar una decisión muy importante. Nada es como ella lo había planeado ni lo había imaginado, pero el que siempre está a su lado y la acompaña en cada etapa es el portero del edificio en donde vive. Guzmin, un hombre de entre unos 50 y 60 años, de pocas palabras pero con la mirada segura, se convierte en un padre para ella. Algo que nunca había entendido Maggie, era por qué, cada vez que ella llevaba a un muchacho a su casa, el le decía que ese no era el hombre para ella; hasta que al final, después de un tiempo en el que ella va a visitarlo, el le dice la razón de su comentario y ahí es cuando lo entiende todo.

Ese capítulo me gustó y me enganchó, así que me quedé para ver si las historias que seguían eran más o menos del mismo estilo y si, lo eran. No me voy a detener en cada una, pero les voy a contar sobre otro que me gustó bastante también.

En el capítulo 3, “acéptame como soy, quienquiera que sea“, la protagonista también es una mujer, pero ya en los 30. Lexi, nos cuenta mientras se crea un perfil en una aplicación para conocer gente, sobre un problema de su personalidad, es bipolar. Este capítulo puede parecer una comedia musical en un momento, con bailarines, coreografías y canto, en donde la protagonista, vestida de una manera muy glamurosa, conoce a un chico en el supermercado mientras compra duraznos y quedan de tener una cita. Y si bien todo parece perfecto, ella se siente bien, con energía, despampanante, en un momento se apaga, se vuelve oscura, desganada, sin ánimos y se acuesta a dormir. El día de la cita, el muchacho se presenta en su casa, la llama, le avisa que está afuera y ella lo recibe como así como está. Si bien el no entiende nada, porque es una persona totalmente opuesta a la que había conocido en el supermercado quedan de volver a salir, ella vuelve a la cama en donde la depresión la hace su presa. Luego de varios días, otra vez se despierta con energía, prepara su casa para recibir al chico, cocina, se baña, se viste increíble y entusiasmada, va al baño y… Su rostro se ensombrece. Tocan el timbre. Y ella no sale, se dice a si misma que si puede, pero no sale, se da animo, pero no sale. Simplemente se queda allí, sintiéndose mal, apaga la luz, las velas y se mete a la cama.

La historia tiene un final feliz, para que no se queden con el trago amargo de que la pobre no le abrió la puerta al muchacho. Pero no uno de esos en donde encuentra al amor y termina con un beso en un puente en Central Park. Sino un final feliz de superación personal, de resiliencia y sobre todo, porque ella le cuenta su problema a su compañera de trabajo y eso la ayuda a sobrellevar mejor su trastorno.

Capítulo 8, “la carrera se hace más fácil en la última vuelta”.

Todas las historias son de ese estilo, sobre la vida misma y lo real de vivir en sociedad, que a veces es tan complicado. No hay amor romántico, no hay amor perfecto, no hay cuentos de hadas ni bellas durmientes. Vamos a encontrar una historia sobre un matrimonio que decide divorciarse, pero antes hacen terapia, y al final terminan sincerándose el uno con el otro mientras cenan en un restaurante. Otra historia sobre una pareja gay que deciden adoptar un bebé, y conocen a una jovencita que vive en la calle que les pone la vida al revés pero eso les ayuda a tener otra perspectiva de la realidad. Una historia sobre el amor paterno, otra sobre el amor en la tercera edad, y una muy linda sobre el amor desfasado. Todas tienen algo un poco triste, como de melancolía, pero valen la pena de ver.

Sinceramente les recomiendo que la vean, son pocos capítulos pero parece que confirmaron una segunda temporada, así que habrá que esperar. Espero les haya gustado la reseña de esta serie.

Los saluda,

Un comentario sobre “Modern love (amor moderno)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s